Gonzalo OyarzĂșn recibe ejemplar de manos del contraalmirante Ignacio Mardones.